Calor Natural es el resultado final de una larga trayectoria familiar en torno a los combustibles sólidos.

El origen se inicia con nuestros abuelos oriundos de una comarca, el Cerrato palentino, en la cual el carboneo de los montes era una actividad desarrollada por numerosas personas. De esa época son los cuantiosos envíos de carbón vegetal con destino a Cataluña, para su transformación en gasógeno.

Con los nuevos tiempos, el comercio y fabricación de carbón vegetal evolucionó a la manipulación y comercialización de carbón mineral, actividad que hemos heredados hasta la actualidad.

De nuevo y empujados por las nuevas normativas europeas y estatales, siempre como referencia los combustibles sólidos, hemos emprendido una nueva y apasionada singladura: la biomasa.

Ello ha supuesto cambios drásticos de adaptación; un salto evolutivo muy importante, salir del ámbito local y nacional al internacional.

Lo conseguido es lo que pasamos a mostrarles a continuación.